domingo, 30 de septiembre de 2012

Crónica de una jornada de lucha


Infortunadamente me siento a escribir una historia que he repetido una y otra vez, lo más triste de esta reescritura es que tiene más policía que las anteriores.

Antes de ir a una manifestación siempre pienso en el motivo de esta, y el viernes 28 de septiembre no había solo un motivo, habían mucho, pero si los concretamos resultan tres, uno de ellos la implementación inadecuada de “Metrolínea” de la que se disculpó la señora Consuelo Rincón (la señora que ‘pidió’ disculpas por los errores de socialización de las rutas), pero me pregunto ya para qué las disculpas si el mal ya está hecho, más bien preguntarle a la señora cuándo piensa terminar esta obra que prometieron para el 11 de diciembre de 2011 y que prácticamente un año después deja mucho que decir, pero eso no pasa nada en la ciudad.

Ahora que lo recuerdo este texto la próxima vez que sea rescrito porque sé que pasará lo mismo en próximas oportunidades, no tendrán vendedores ambulantes, por qué, porque van a “recuperar” el espacio público, entonces señores bumangueses apreten sus carteras porque de seguro sin trabajo muchas personas se dedicarán al oficio que mejor conocen los dirigentes de la actual Colombia ¡a robar!
Pero eso no se preocupe que nada pasa, tenemos la Universidad Pública sin rector, pero no sucede nada, la ciudad es un caos, pero desde que respiremos y ganemos para sobrevivir por qué preocuparnos, mientras golpean a los estudiantes en las calles, mientras se nos lanzan aturdidoras y gases por desear grabar las injusticias por parte de la policía.

Pues lastimosamente reescribo esto porque el 28 de septiembre, sí el viernes pasado se citó a la ciudadanía a una manifestación que exponía principalmente el inconformismo con la imposición de Metrolínea entre otras inconformidades, con estudiantes y compañeros de distintas universidades como la UCC, las UTS y la UIS, además de estudiantes y personas civiles que apoyaban la protesta, todo transcurre normal hasta la carrera 33 con calle 34 donde es herido un estudiante y como respuesta a esta agresión se inicia una disputa que termina en una multitud que corre buscando refugio de una marcha que empieza a ser represada y extinguida por el ESMAD que ahora está dotado de motos. ¿Qué hacen los manifestantes frente a un hombre que tiene un arma que dispara gases, balines, aturdidoras, bolillo, casco y moto, además de su disfraz de robocob?, y ¿los estudiantes por tener en su mano una piedra, una única forma de defensa en la calle son tildados de vándalos?

Pero sigamos, existen fotos y videos de los atropellos cometidos por la fuerza pública en lugares como la 33, la 56, la Puerta del sol, incitando a que la ciudad entrara en un caos y que por las redes sociales corrieran falsos rumores sobre quemas de buses. Sin embargo, más allá del amarillismo y el detalle de la marcha, sí es de rescatar que los pocos estudiantes que no fueron  capturados lograron encontrarse en la 15 con Avenida la rosita y continuar la marcha hasta las 15 con 36 donde se realizó un breve plantón y se comentaron las problemáticas y donde minutos más tarde a eso de las 5:30 pm se presentaron de nuevo atropellos contra las personas allí presentes. Si bien los comportamientos de la marcha no fueron los esperados, los marchantes no creíamos que nuestra voz le causara tanto miedo al poder de esta ciudad que hizo hasta lo imposible para que la manifestación no fuera un éxito. 

                                                                                                                                   EstudianteOjoCrítico


Digg Google Bookmarks reddit Mixx StumbleUpon Technorati Yahoo! Buzz DesignFloat Delicious BlinkList Furl

0 comentarios: on "Crónica de una jornada de lucha"

Publicar un comentario